CONTÁCTANOS, PODEMOS AYUDARTE MEX 01 800 830 95 81 • USA 1 866 277 32 36 • LOCAL 492 927 93 90
 

Intervención

Una intervención de adicciones es una reunión meticulosamente planeada de personas que influyen en la vida del adicto, que se concentra en iniciar un cambio positivo para todos. El primer objetivo es romper la negación. Esto ayuda a todos a ver cómo la enfermedad está destruyendo sus vidas y relaciones. A menudo, esto da como resultado que la persona adicta inicie un tratamiento, una recuperación y una vida totalmente nueva. A través de nuestro proceso se evalúan las necesidades de cada familia y se crean planes individualizados de intervención.

Una intervención puede ser necesaria cuando un adicto no está dispuesto a admitir que tiene un problema de alcoholismo, abuso de drogas, problemas alimenticios, codependencia, ludopatía etc. Durante este proceso de intervención, un grupo de personas que se preocupan por el enfermo se reunirán para hacer frente a la enfermedad del adicto. La intervención se lleva a cabo para ayudar a romper la negación y para ayudar al adicto a estar motivado para su asistencia a un programa de rehabilitación.

Una intervención debe ser un proceso respetuoso y compasivo. En una intervención no se trata de culpar, señalando con el dedo al adicto. Una intervención puede ayudar a reactivar la recuperación del adicto y su familia y amigos. El objetivo de una intervención eficaz es llevar a la persona a ponerse de acuerdo consigo misma para buscar tratamiento profesional que finalmente derive en un programa de rehabilitación. Llevar a cabo una intervención para interrumpir un proceso de adicción potencialmente mortal es una de las cosas más positivas y amorosas en la que el núcleo familiar y los amigos nunca podrían negarse a colaborar.

Una intervención debe ser un proceso sencillo y deliberado a través del cual se introduce un cambio en los pensamientos, sentimientos y comportamientos del adicto. El solicitante de una intervención formal, generalmente implicará a seres queridos que se preparan para abordar al enfermo sobre su problema de alcoholismo, abuso de sustancias, transtornos alimenticios, codependencia, depresión, ludopatía etc de una forma directa, pero respetuosa, con el objetivo inmediato de una intervención eficaz.

Uno de los mitos más extendidos sobre la adicción es que la familia y los amigos deben esperar a que el adicto toque fondo antes de realizar un tratamiento. El hecho es, que el proceso de intervención en sí, ha sido formulado para ayudar a romper la negación, lo que les permite ser más abiertos a aceptar el tratamiento. Esperar que un adicto “toque fondo” puede ser muy peligroso, ya que para algunos, eso significaría la muerte. Aunque los seres queridos no pueden controlar la autodestrucción del enfermo, a menudo pueden tener una enorme influencia en frenar el proceso a través de una intervención.

Si deseas mayor información no dudes en contactarnos
pronto estaremos atendiendo tu solicitud.