CONTÁCTANOS, PODEMOS AYUDARTE MEX 01 800 830 95 81 • USA 1 866 277 32 36 • LOCAL 492 927 93 90

CENTROS DE REHABILITACIÓN DE DROGAS

Misión Nueva Esperanza es una clínica integral de rehabilitación ubicada en la ciudad de Aguascalientes, para nosotros la prioridad es ofrecerle a nuestros pacientes una alternativa viable para su recuperación y para ello contamos con un muy completo equipo que permite que con gran esfuerzo nuestros pacientes salgan adelante.

Es muy importante para iniciar los procesos de recuperación que el paciente entienda el significado de la palabra drogadicto y que asuma que es parte de una enfermedad incontrolable.

El ser humano no es perfecto y como ser humano tiene derecho a cometer errores y es normal que se equivoque o que se confunda, por lo que las personas esclavas de las drogas merecen antes que nada respeto, así como también la ayuda de otros. Tienen derecho a reivindicarse y trabajar con su adicción para así poder continuar con su vida en un ambiente digno, plenitud y libre.

Misión Nueva Esperanza, somos uno de los centros de rehabilitación de drogas en donde sabemos y entendemos muy bien la importancia que tiene el ayudar y transformar a nuestros pacientes que por alguna circunstancia han caído o tenido que refugiarse en el complicado mundo de las drogas.

Nuestra misión es precisamente darles una nueva esperanza de vivir en amor propio y libertad a todas aquellas personas que se han encontrado perdidas en las adicciones ya sea que su adicción sea a las drogas, al alcohol, a los fármacos, a la depresión, a otra persona (codependencia), a los juegos de apuestas  (ludopatía) e incluso a una obsesión por la pérdida de peso dañando su salud física (anorexia y bulimia); somos uno de los centros de rehabilitación de drogas más completos y nos enorgullecemos de poder decir que también uno de los más efectivos y humanos.

Nuestro gusto por ayudar a otros y transformar vidas nos ha hecho sensibles a comprender los motivos y las causas por las que alguien puede caer en las adicciones, a lo largo de nuestro camino en esta labor, hemos visto que absolutamente cualquiera puede ser el motivo por el que alguien comience a usar drogas, cada persona somos diferentes y nuestros sentimientos y razonamientos también lo son, por lo que es fundamental para nosotros y para cualquiera de los centros de rehabilitación de drogas tenderle la mano sin excepciones a todo aquél esté decidido a trabajar su adicción.

Nuestra sensibilidad humana nos hace entender también que una adicción no sólo destruye la vida  y la salud del adicto, sino que también afecta en gran manera a la vida de sus seres amados, afecta el área social, laboral e institucional en la que se encuentra la persona, su familia y seres queridos. Como parte de una sociedad, estado o institución los seres humanos cooperamos cada uno con una tarea  y contribuimos al desarrollo de nuestra civilización o visto de una manera más local al desarrollo de una ciudad, una comunidad o de una familia por lo que el hecho de que uno de los miembros de ella consuma se encuentre en la difícil situación de una adicción termina afectando directamente al desarrollo de quienes lo rodean y conforman su entorno en el aspecto moral, social y hasta económico.

Existen eficaces centros de rehabilitación de drogas como Misión Nueva Esperanza en donde nos basamos no sólo en la recuperación de un aspecto del enfermo sino que cubrimos todas las áreas para poder asegurar que el adicto, más allá de estar en tratamiento está en una completa recuperación que le permitirá sanar las heridas internas y externas que el abuso de las drogas le ha dejado.

Desde hace muchos años los problemas de abuso de drogas han existido, sólo que en otras etapas de la historia de la humanidad la drogadicción no significaba un problema tan grave como lo es hoy en día, vivimos en una sociedad vulnerables a convertirse en presos del estrés y la culpabilidad por no ser o hacer lo que los demás quieren por lo que muchas personas en su frustración, encuentran una salida fácil en las drogas, el alcohol o en cualquier cosa que los ayude a olvidarse de su agobiante realidad.

A través de centros de rehabilitación de drogas como Misión Nueva Esperanza es que podemos confiar en que siempre hay una solución, no importa que tanto sea el daño que ya se ha ocasionado o los trastornos presentados por el enfermo pues lo primordial para una recuperación verdadera es que se encuentre decidido a cambiar y a buscar una alternativa real para su problema, partiendo y entendiendo que no él no controla su adicción sino que ella lo controla a él y que con el paso del tiempo, terminará destruyéndolo interna y externamente.

Las adicciones son una enfermedad sin cura, requieren de mucho valor para asimilarse y de mucha fuerza para superarse, es una enfermedad que no sólo agobia al paciente sino que afecta directamente a su familia y los convierte en  víctimas de las adicciones que por la compleja recuperación y en ocasiones la falta de fuerza de voluntad para continuar con el tratamiento repercuten en un aislamiento peligroso y difícil, que arrasa con todo el entorno que lo rodea, con las personas a quienes se estima y con la fé que aún se pueda tener.

Un paciente enfermo se siente solo y desprotegido, no sabe a quién acudir y su familia pasa por la misma desesperante situación, en Misión Nueva Esperanza ofrecemos una oportunidad de mejorar tu manera de vivir.